INICIO

Edición Español

 

LA BIBLIA  •  ESTUDIOS BÍBLICOS  •  DESCANSO  •  SALUD  •  JÓVENES  •  MATRIMONIO

DESCANSO

Fecha actual 2

#1

¿Cuál es la causa principal de tanto sufrimiento y mal en el mundo?

 

Nuestro mundo está en crisis

La inseguridad está en el aire que respiramos, en muchos países salir a la calle es exponerse al peligro. La gente vive tras las rejas y nos preguntamos ¿Qué ha sucedido con nuestro mundo?

La familia está deteriorada, el ambiente contaminado, hay crisis en todos los órdenes, realmente vivimos como en los días antes del diluvio universal en que la tierra estaba llena de violencia; guerras y derramamientos de sangre azotan diversas regiones...

"Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal" Génesis 6:5.

  • ¿Sabías que cada dos segundos, 5 personas sufren un robo con violencia? Según la Interpol 13 autos son robados cada minuto, y cada año se cometen un millón de violaciones (ONUDD).
  • 320 mil millones de dólares es la cifra del negocio de tráfico de drogas cada año. Un informe de la ONUDD determina que alrededor de 12,3 millones de seres humanos caerían cada año en manos de traficantes de personas.
  • 11 mil millones de cigarrillos son fumados cada día, y 5 millones de personas mueren cada año por esta causa (OMS).
  • Solo en Francia se consumen 80 millones de cajas de tranquilizantes por año.
  • Según la OMS, los accidentes en la ruta representan la décima causa de mortalidad a nivel mundial. Cada año, 1.210.000 personas pierden la vida al volante.
  • Los suicidios son actualmente la causa de casi la mitad de las muertes violentas. Hoy en día se cometen cerca de un millón de suicidios anualmente.
  • Cada año se cometen 5,5 millones de robos en hogares en el mundo, cifra que implica más de 10 por minuto.
  • Cerca de 29.000 niños menores de 5 años mueren cada día en el mundo. Esto significa que 21 niños pierden la vida cada minuto.
  • La tasa de homicidios ha ido en aumento. En algunos países de Latinoamérica ha llegado a más de 80 homicidios cada 100.000 habitantes. En medio oriente las ejecuciones son realizadas de la manera más cruel.

 

¿Qué está pasando? ¿Cuál es la verdadera causa de tanto sufrimiento y mal en el mundo?

 

Razonemos un poco juntos:

Todo nuestro mundo está regido por leyes, desde el diminuto átomo hasta el espacio sideral.

Al transgredirlas o ignorarlas nos acarreamos consecuencias, que podríamos evitar si las obedecemos.


 

No hay efecto sin causa

Al transgredir las leyes de tránsito, quien lo hace, sufre las consecuencias a corto o largo plazo. Pero no solo él padece las mismas, sino que su entorno cercano es afectado, como familiares, amigos y la sociedad misma, quien debe llevar las consecuencias costeando los gastos ocasionados por la imprudencia que conlleva la transgresión de las leyes tanto naturales como sociales, morales, legales, de tránsito, laborales, etc.

 

 

 

La Biblia dice: "…pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará" (Gálatas 6:7).

Todo lo que nosotros hacemos tiene consecuencias positivas o negativas, pero las que más quedan marcadas son las negativas pues su área de incidencia es más amplia, tanto que muchas veces transciende tiempo y espacio, afectando nuestro bienestar, nuestra existencia, nuestra vida, nuestra salud física, espiritual y moral.

 

• Resultado:

 

 

 

 

 

 


Nuestras decisiones forjan nuestro destino, como dijo el poeta:

«Porque veo al final de mi rudo camino

que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje la miel o la hiel de las cosas,

fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:

cuando planté rosales coseché siempre rosas.»
(Amado Nervo)

 

Es verdad que hay circunstancias que están fuera de nuestro alcance pero sabemos que el transgredir las leyes de cualquier orden hacen más probable el sufrir las consecuencias, como dijimos, ya sea en la salud o en cualquier orden.

Así como la transgresión de las leyes de tránsito, sociales y civiles traen sus consecuencias, el libro de los libros nos da la respuesta a esa pregunta: ’’¿por qué tanto mal?" y nos muestra las verdaderas consecuencias que trae la transgresión a las leyes morales de Dios, los 10 mandamientos.

 

El profeta Isaías escribe:

«Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra.

 Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno.

Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra...» Isaías 24:4-6.

 

 

Dejar a Dios y violar su ley es la razón de la situación actual del mundo, ya que ha dejado la fuente de agua viva, como dice el profeta Jeremías:

«Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua» Jeremías 2:13.

 

¿Cómo se encuentra la cisterna de nuestro mundo? Rota y vacía. Así se siente el hombre cuando está lejos de su Creador, el Dador de la vida.

¿Te sientes vacío? ¿Dónde buscas llenar ese vacío? ¿En diversiones pasajeras, en drogas, en honores…? Todo eso no va a llenar ese vacío que está en tu alma, Jesús dijo:

 

«La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo» Juan 14:27.

 

¿Buscas llenar de satisfacción tu corazón? Jesús dice:

«Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar» Mateo 11:28.

 

Dios creó al hombre dándole libre albedrío, pero nuestros primeros padres eligieron el camino equivocado, pecaron, desobedeciendo a Dios y el pecado pasó a todos los hombres por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios. (Romanos 3:23).

¿Pero qué es pecado? El apóstol Juan lo define así: “el pecado es infracción a la ley” (1 Juan 3:4), y es esa transgresión a las leyes de Dios, lo que ha traído tantas funestas consecuencias.

Pero Dios hizo un plan, trajo el remedio para el pecado, que alguien inocente pagase la culpa con su muerte, como sustituto; la culpa que nos tocaba pagar a nosotros, ese fue el propio Creador, el Hijo de Dios, Jesucristo

Él desea que seamos felices. Por eso, si tuvieras problemas familiares, materiales o espirituales, Él tiene la respuesta para ti y desea satisfacer tus necesidades y ayudarte en el tiempo de crisis. Jesús quiere entrar en tu vida para hacerte feliz, ayudarte en tus angustias y problemas. Él puede curar tu soledad y las heridas del alma.

¿Podemos restaurar esa infracción que hemos hecho a la Ley de Dios y reconciliarnos con el Creador? Sí, podemos. ¿Pero cómo? Mediante la fe en Jesús.

Con nuestras débiles fuerzas no podemos respetar las leyes de Dios, sin embargo el apóstol Pablo dijo: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» Filipenses 4:13.

Si Dios es parte de nuestras vidas, de nuestros planes, Él nos ayudará a salir victoriosos. ¡Hoy puedes llenar tu vida de paz, fe, amor y esperanza!

Nuestro deseo es triunfar, disfrutar de salud, paz y prosperidad pero ¿cuál es el secreto para lograrlo? La Biblia lo revela. En ella encontraremos las claves para lograrlo.

         

#1

¿Cuál es la causa principal de tanto sufrimiento y mal en el mundo?

 

Nuestro mundo está en crisis

La inseguridad está en el aire que respiramos, en muchos países salir a la calle es exponerse al peligro. La gente vive tras las rejas y nos preguntamos ¿Qué ha sucedido con nuestro mundo?

La familia está deteriorada, el ambiente contaminado, hay crisis en todos los órdenes, realmente vivimos como en los días antes del diluvio universal en que la tierra estaba llena de violencia; guerras y derramamientos de sangre azotan diversas regiones...

"Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal" Génesis 6:5.

  • ¿Sabías que cada dos segundos, 5 personas sufren un robo con violencia? Según la Interpol 13 autos son robados cada minuto, y cada año se cometen un millón de violaciones (ONUDD).
  • 320 mil millones de dólares es la cifra del negocio de tráfico de drogas cada año. Un informe de la ONUDD determina que alrededor de 12,3 millones de seres humanos caerían cada año en manos de traficantes de personas.
  • 11 mil millones de cigarrillos son fumados cada día, y 5 millones de personas mueren cada año por esta causa (OMS).
  • Solo en Francia se consumen 80 millones de cajas de tranquilizantes por año.
  • Según la OMS, los accidentes en la ruta representan la décima causa de mortalidad a nivel mundial. Cada año, 1.210.000 personas pierden la vida al volante.
  • Los suicidios son actualmente la causa de casi la mitad de las muertes violentas. Hoy en día se cometen cerca de un millón de suicidios anualmente.
  • Cada año se cometen 5,5 millones de robos en hogares en el mundo, cifra que implica más de 10 por minuto.
  • Cerca de 29.000 niños menores de 5 años mueren cada día en el mundo. Esto significa que 21 niños pierden la vida cada minuto.
  • La tasa de homicidios ha ido en aumento. En algunos países de Latinoamérica ha llegado a más de 80 homicidios cada 100.000 habitantes. En medio oriente las ejecuciones son realizadas de la manera más cruel.

 

¿Qué está pasando? ¿Cuál es la verdadera causa de tanto sufrimiento y mal en el mundo?

 

Razonemos un poco juntos:

Todo nuestro mundo está regido por leyes, desde el diminuto átomo hasta el espacio sideral.

Al transgredirlas o ignorarlas nos acarreamos consecuencias, que podríamos evitar si las obedecemos.


 

No hay efecto sin causa

Al transgredir las leyes de tránsito, quien lo hace, sufre las consecuencias a corto o largo plazo. Pero no solo él padece las mismas, sino que su entorno cercano es afectado, como familiares, amigos y la sociedad misma, quien debe llevar las consecuencias costeando los gastos ocasionados por la imprudencia que conlleva la transgresión de las leyes tanto naturales como sociales, morales, legales, de tránsito, laborales, etc.

 

 

 

La Biblia dice: "…pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará" (Gálatas 6:7).

Todo lo que nosotros hacemos tiene consecuencias positivas o negativas, pero las que más quedan marcadas son las negativas pues su área de incidencia es más amplia, tanto que muchas veces transciende tiempo y espacio, afectando nuestro bienestar, nuestra existencia, nuestra vida, nuestra salud física, espiritual y moral.

 

• Resultado:

 

 

 

 

 

 


Nuestras decisiones forjan nuestro destino, como dijo el poeta:

«Porque veo al final de mi rudo camino

que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje la miel o la hiel de las cosas,

fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:

cuando planté rosales coseché siempre rosas.»
(Amado Nervo)

 

Es verdad que hay circunstancias que están fuera de nuestro alcance pero sabemos que el transgredir las leyes de cualquier orden hacen más probable el sufrir las consecuencias, como dijimos, ya sea en la salud o en cualquier orden.

Así como la transgresión de las leyes de tránsito, sociales y civiles traen sus consecuencias, el libro de los libros nos da la respuesta a esa pregunta: ’’¿por qué tanto mal?" y nos muestra las verdaderas consecuencias que trae la transgresión a las leyes morales de Dios, los 10 mandamientos.

 

El profeta Isaías escribe:

«Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra.

 Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno.

Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra...» Isaías 24:4-6.

 

 

Dejar a Dios y violar su ley es la razón de la situación actual del mundo, ya que ha dejado la fuente de agua viva, como dice el profeta Jeremías:

«Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua» Jeremías 2:13.

 

¿Cómo se encuentra la cisterna de nuestro mundo? Rota y vacía. Así se siente el hombre cuando está lejos de su Creador, el Dador de la vida.

¿Te sientes vacío? ¿Dónde buscas llenar ese vacío? ¿En diversiones pasajeras, en drogas, en honores…? Todo eso no va a llenar ese vacío que está en tu alma, Jesús dijo:

 

«La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo» Juan 14:27.

 

¿Buscas llenar de satisfacción tu corazón? Jesús dice:

«Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar» Mateo 11:28.

 

Dios creó al hombre dándole libre albedrío, pero nuestros primeros padres eligieron el camino equivocado, pecaron, desobedeciendo a Dios y el pecado pasó a todos los hombres por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios. (Romanos 3:23).

¿Pero qué es pecado? El apóstol Juan lo define así: “el pecado es infracción a la ley” (1 Juan 3:4), y es esa transgresión a las leyes de Dios, lo que ha traído tantas funestas consecuencias.

Pero Dios hizo un plan, trajo el remedio para el pecado, que alguien inocente pagase la culpa con su muerte, como sustituto; la culpa que nos tocaba pagar a nosotros, ese fue el propio Creador, el Hijo de Dios, Jesucristo

Él desea que seamos felices. Por eso, si tuvieras problemas familiares, materiales o espirituales, Él tiene la respuesta para ti y desea satisfacer tus necesidades y ayudarte en el tiempo de crisis. Jesús quiere entrar en tu vida para hacerte feliz, ayudarte en tus angustias y problemas. Él puede curar tu soledad y las heridas del alma.

¿Podemos restaurar esa infracción que hemos hecho a la Ley de Dios y reconciliarnos con el Creador? Sí, podemos. ¿Pero cómo? Mediante la fe en Jesús.

Con nuestras débiles fuerzas no podemos respetar las leyes de Dios, sin embargo el apóstol Pablo dijo: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» Filipenses 4:13.

Si Dios es parte de nuestras vidas, de nuestros planes, Él nos ayudará a salir victoriosos. ¡Hoy puedes llenar tu vida de paz, fe, amor y esperanza!

Nuestro deseo es triunfar, disfrutar de salud, paz y prosperidad pero ¿cuál es el secreto para lograrlo? La Biblia lo revela. En ella encontraremos las claves para lograrlo.

         

«La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo» Juan 14:27.

¿Pero qué es pecado? El apóstol Juan lo define así: “el pecado es infracción a la ley” (1 Juan 3:4), y es esa transgresión a las leyes de Dios, lo que ha traído tantas funestas consecuencias.