INICIO

Edición Español

 

LA BIBLIA  •  ESTUDIOS BÍBLICOS  •  DESCANSO  •  SALUD  •  JÓVENES  •  MATRIMONIO

DESCANSO

Fecha actual 2

#9

¿Por qué se observa el domingo?

 

Hoy la mayoría observa el domingo porque muchos años atrás la iglesia introdujo ciertos cambios, intentó anular el sábado e introducir la observancia del domingo.

Mientras vivían los apóstoles, por todo el siglo I y las primeras décadas del II, los cristianos continuaron guardando el sábado.

Después de la muerte de los apóstoles, hubo algunos cristianos que empezaron a alejarse de la enseñanza bíblica y a introducir costumbres humanas según les pareció bien. Ellos interpretaron a su manera el mandamiento del sábado y le dieron otro sentido. Fue entre ciertos cristianos de origen pagano, donde nació la costumbre de conmemorar la resurrección de Jesús en el día después del sábado, el primer día de la semana.

Siendo aquel un día de trabajo, ellos en el día del sol, por largos años, se reunían hasta que el tiempo lo permitía y después se dedicaban a sus labores diarias.

En ese entonces el primer día de la semana no era un día de fiesta ni de descanso, sino simplemente un día de conmemoración o recuerdo.

El origen humano de esta costumbre se ve también en los términos que los primeros autores utilizaron para indicar aquel día, en cuanto lo llamaron “día octavo” y “día del sol”. Uno de aquellos autores alrededor del año 150 lo menciona tres veces y en los tres casos lo llama siempre “día del sol”.

Así empezó la práctica del domingo que por siglos continuó siendo siempre un común día de trabajo. Fue en el siglo IV que el “día del sol” se volvió día de reposo con la ley del emperador Constantino, ley que es típicamente pagana y que por lo tanto continúa usando el nombre “día del sol”.

El texto de esa ley publicada por el emperador el 7 de marzo del año 321 es el siguiente:

“Descansen todos los jueces, la plebe de las ciudades, y los oficios de todas las artes el venerable día del sol. Pero trabajen libre y lícitamente en las faenas agrícolas los establecidos en los campos, pues acontece con frecuencia, que en ningún otro día se echa el grano a los surcos y se plantan vides en los hoyos más convenientemente, a fin de que con ocasión del momento no se pierda el beneficio concedido por la celestial providencia.” (Código de Justiniano, libro 3, título 12, párrafo 2.

Confirmado este hecho histórico, una conocida obra de consulta, La Enciclopedia Británica, escribe:

 «La más antigua documentación de la observancia del domingo como imposición legal es el edicto de Constantino en el año 321 d. C. (7 de marzo), decreta que las cortes de justicia, los habitantes de las ciudades y el comercio en general, deben reposar en domingo (venerabili die solis), exceptuándose apenas los que se empeñaban en trabajos agrícolas».

 

Otra conocida publicación recuerda lo mismo y va más allá:

 “El emperador Constantino, en el año 321, fue el primero que ordenó una rigurosa observancia del domingo, prohibiendo toda clase de negocios jurídicos, ocupaciones y trabajos; únicamente se permitía a los labradores que trabajaran los domingos en faenas agrícolas, si el tiempo era favorable. Una ley posterior del año 425 prohibió la celebración de toda clase de representaciones teatrales, y finalmente en el siglo VIII se aplicaron en todo su rigor al domingo cristiano las prohibiciones del sábado judaico.” («Domingo», artículo en el Diccionario enciclopédico hispanoamericano).

 

El cambio del día de reposo fue aceptado por la iglesia de Roma.

Un catecismo aclara todo esto de manera bien definida: «Observamos el domingo en vez del sábado porque la iglesia católica, en el Concilio de Laodicea (363 d. C.) transfirió la solemnidad del sábado al domingo.” (Peter Geierman, "The Convert’s Catechism of Catholic Doctrine", 1957, pág. 50).

 

En Wikipedia, la enciclopedia online libre, se comunica la misma información. En el sínodo de Laodicea fue prohibido descansar y celebrar el sábado y se ordenó observar el primer día de la semana:

“El Sínodo de Laodicea, como todos los concilios de aquel período, estaban preocupados por recordar la adoración dominical, el primero de estos concilios siendo el concilio de Elvira (c. 300).…

El canon 29 [del Sínodo de Laodicea], que limitaba la judaización entre los cristianos, incluía el no descansar el día de Shabat (sábado) pero limitaba a los cristianos a honrar al Señor. El Concilio de Calcedonia en el año 451 aprobó el canon de este concilio, haciendo de éste un canon ecuménico.”
https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADnodo_de_Laodicea Sitio consultado el 28 de junio de 2015

 

Otro autor confirma el mismo hecho que fue la iglesia quien ha efectuado el cambio del sábado al domingo; ella “ha sustituido la observancia del domingo, primer día de la semana, a la observancia del sábado, un cambio para el cual no hay autoridad escritural” (Stephen Keenan, A Doctrinal Catechism, pág. 174).

No fue Jesús entonces, ni los apóstoles quienes introdujeron el cambio. Quien lo hizo fue la iglesia de Roma, como le reconocen también los autores del Catecismo del Concilio de Trento:

“... a la iglesia de Dios le ha parecido bien el transferir la celebracion y la observancia del sábado al domingo” (John A. McHugh y Charles J. Callan, The Catechism of the Council of Trent for Parish Priests, 1945, p. 402)

No hay un solo texto de la Biblia que autorice el cambio del sábado al domingo: el precepto de guardar el domingo es por lo tanto un mandamiento de hombres.

 

¿A quién haremos caso? ¿A la Biblia o a la tradición?

Jesús dijo: «Pues en vano me honran enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres» Mateo 15:9

Que Jesús guardó el sábado lo podemos comprobar en Lucas 4:16 ¡Sigamos su ejemplo!


Anterior     Arriba     Próximo

#9

¿Por qué se observa el domingo?

 

Hoy la mayoría observa el domingo porque muchos años atrás la iglesia introdujo ciertos cambios, intentó anular el sábado e introducir la observancia del domingo.

Mientras vivían los apóstoles, por todo el siglo I y las primeras décadas del II, los cristianos continuaron guardando el sábado.

Después de la muerte de los apóstoles, hubo algunos cristianos que empezaron a alejarse de la enseñanza bíblica y a introducir costumbres humanas según les pareció bien. Ellos interpretaron a su manera el mandamiento del sábado y le dieron otro sentido. Fue entre ciertos cristianos de origen pagano, donde nació la costumbre de conmemorar la resurrección de Jesús en el día después del sábado, el primer día de la semana.

Siendo aquel un día de trabajo, ellos en el día del sol, por largos años, se reunían hasta que el tiempo lo permitía y después se dedicaban a sus labores diarias.

En ese entonces el primer día de la semana no era un día de fiesta ni de descanso, sino simplemente un día de conmemoración o recuerdo.

El origen humano de esta costumbre se ve también en los términos que los primeros autores utilizaron para indicar aquel día, en cuanto lo llamaron “día octavo” y “día del sol”. Uno de aquellos autores alrededor del año 150 lo menciona tres veces y en los tres casos lo llama siempre “día del sol”.

Así empezó la práctica del domingo que por siglos continuó siendo siempre un común día de trabajo. Fue en el siglo IV que el “día del sol” se volvió día de reposo con la ley del emperador Constantino, ley que es típicamente pagana y que por lo tanto continúa usando el nombre “día del sol”.

El texto de esa ley publicada por el emperador el 7 de marzo del año 321 es el siguiente:

“Descansen todos los jueces, la plebe de las ciudades, y los oficios de todas las artes el venerable día del sol. Pero trabajen libre y lícitamente en las faenas agrícolas los establecidos en los campos, pues acontece con frecuencia, que en ningún otro día se echa el grano a los surcos y se plantan vides en los hoyos más convenientemente, a fin de que con ocasión del momento no se pierda el beneficio concedido por la celestial providencia.” (Código de Justiniano, libro 3, título 12, párrafo 2.

Confirmado este hecho histórico, una conocida obra de consulta, La Enciclopedia Británica, escribe:

 «La más antigua documentación de la observancia del domingo como imposición legal es el edicto de Constantino en el año 321 d. C. (7 de marzo), decreta que las cortes de justicia, los habitantes de las ciudades y el comercio en general, deben reposar en domingo (venerabili die solis), exceptuándose apenas los que se empeñaban en trabajos agrícolas».

 

Otra conocida publicación recuerda lo mismo y va más allá:

 “El emperador Constantino, en el año 321, fue el primero que ordenó una rigurosa observancia del domingo, prohibiendo toda clase de negocios jurídicos, ocupaciones y trabajos; únicamente se permitía a los labradores que trabajaran los domingos en faenas agrícolas, si el tiempo era favorable. Una ley posterior del año 425 prohibió la celebración de toda clase de representaciones teatrales, y finalmente en el siglo VIII se aplicaron en todo su rigor al domingo cristiano las prohibiciones del sábado judaico.” («Domingo», artículo en el Diccionario enciclopédico hispanoamericano).

 

El cambio del día de reposo fue aceptado por la iglesia de Roma.

Un catecismo aclara todo esto de manera bien definida: «Observamos el domingo en vez del sábado porque la iglesia católica, en el Concilio de Laodicea (363 d. C.) transfirió la solemnidad del sábado al domingo.” (Peter Geierman, "The Convert’s Catechism of Catholic Doctrine", 1957, pág. 50).

 

En Wikipedia, la enciclopedia online libre, se comunica la misma información. En el sínodo de Laodicea fue prohibido descansar y celebrar el sábado y se ordenó observar el primer día de la semana:

“El Sínodo de Laodicea, como todos los concilios de aquel período, estaban preocupados por recordar la adoración dominical, el primero de estos concilios siendo el concilio de Elvira (c. 300).…

El canon 29 [del Sínodo de Laodicea], que limitaba la judaización entre los cristianos, incluía el no descansar el día de Shabat (sábado) pero limitaba a los cristianos a honrar al Señor. El Concilio de Calcedonia en el año 451 aprobó el canon de este concilio, haciendo de éste un canon ecuménico.”
https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADnodo_de_Laodicea Sitio consultado el 28 de junio de 2015

 

Otro autor confirma el mismo hecho que fue la iglesia quien ha efectuado el cambio del sábado al domingo; ella “ha sustituido la observancia del domingo, primer día de la semana, a la observancia del sábado, un cambio para el cual no hay autoridad escritural” (Stephen Keenan, A Doctrinal Catechism, pág. 174).

No fue Jesús entonces, ni los apóstoles quienes introdujeron el cambio. Quien lo hizo fue la iglesia de Roma, como le reconocen también los autores del Catecismo del Concilio de Trento:

“... a la iglesia de Dios le ha parecido bien el transferir la celebracion y la observancia del sábado al domingo” (John A. McHugh y Charles J. Callan, The Catechism of the Council of Trent for Parish Priests, 1945, p. 402)

No hay un solo texto de la Biblia que autorice el cambio del sábado al domingo: el precepto de guardar el domingo es por lo tanto un mandamiento de hombres.

 

¿A quién haremos caso? ¿A la Biblia o a la tradición?

Jesús dijo: «Pues en vano me honran enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres» Mateo 15:9

Que Jesús guardó el sábado lo podemos comprobar en Lucas 4:16 ¡Sigamos su ejemplo!


Anterior     Arriba     Próximo